loader image

1_ Identifica tu idea de la casa

Antes de elegir los muebles, pregúntese qué hábitos domésticos y qué «rituales» desea realizar; que comodidad buscas. Quería un espacio habitable abierto, relajado y amigable a pesar de la superficie limitada, pero dejando “filtros” visuales para la entrada y la cocina. Coloqué los muebles contra las paredes y en el centro inserté elementos «móviles» (cestas, mesas) para moverlos según el uso.

2_ Encuentra tu estado de ánimo

La consistencia es esencial para un entorno atmosférico. ¿Como lo consigo? Con opciones claras de color y estilo que se repiten de una habitación a otra.

3_ Hacer espacio

Eliminar periódicamente lo superfluo es fundamental para crear armonía. Esto no significa que esté vacío, sino que solo conserve lo que se adapte a su estilo.

4_ Escaleras llenas y vacías

Alternar muebles abiertos y cerrados para dar una idea de composición estudiada. Las cosas que dejas a la vista, asegúrate de que tengan la estética más perfecta posible. En la entrada, por ejemplo, reuní mi colección de revistas en cajas blancas idénticas.

5_ Elige materiales auténticos

La madera, las fibras naturales, los detalles en piel aportan autenticidad y bienestar. El estilo nórdico no puede prescindir de materiales naturales. Con el tiempo, elegí reemplazar las especies de madera más oscuras, pasando a tonos más claros. La única excepción es el espejo sobre el sofá, un recuerdo de amigos (¡incluso los recuerdos y tu historia sirven para crear un ambiente!).

6_ estudia la disposición de las cosas

Los objetos de uso y decoración, si se mantienen a la vista, deben agruparse en minijuegos. Muévelos hasta que estés feliz, luego toma una foto; esto te ayudará a juzgar si todo está equilibrado.

7_ Fallas de máscara

Ninguna casa es perfecta y los defectos no siempre se pueden eliminar: intente «neutralizarlos» distrayendo la atención. Una de las (muchas) fallas de mi departamento es el piso: no se cambió de inmediato y ahora la operación sería invasiva. Para «disfrazarlo» y minimizarlo, la solución fue apilar alfombras de diferentes tamaños y patrones.

8_ Encuentra soluciones inteligentes

¿Tienes poco espacio? Invente soluciones de almacenamiento abiertas. Una canasta es suficiente para guardar almohadas y mantas o para contener lo que no usa. Se verá como un elemento decorativo y será funcional.

9_ ¡No te olvides de las plantas!

No necesita mucho, incluso cortar vegetación o suculentas o suculentas. No hay atmósfera sin vegetación.

10_ Elige tres colores

“Por último, pero no menos importante”, como dicen los ingleses, el tema de los colores. La elección y el uso que se haga de él son fundamentales para crear un buen confort visual. Mi consejo es componer una paleta de colores con una base neutra, reparadora y luminosa, y agregar toques de una tonalidad que te guste, que de alguna manera hable de ti y de tus gustos. Elige tres tonalidades, lo ideal es asignar la medida a cada una (decide qué color será el dominante, cuál seguir, etc.) y repítelos en todas las estancias. Opté por el blanco y negro típico del estilo nórdico, más madera clara y detalles en verde menta y azul. 

Un ultimo consejo

A los amantes de la casa también les gustan los estilos diferentes y el riesgo … ¡el amor a primera vista y las compras “apasionadas”! Sin embargo, por lo general, es mejor no caer en la tentación y tratar de comprar solo cosas que combinen bien con el estilo dominante de la casa, la combinación de colores y los materiales. Evidentemente, de vez en cuando se permite una cierta locura creativa …