loader image

COMO DECORAR UNA HABITACION PARA DOS

¿Tu dormitorio es para dos? ¿Compartes habitación, cama y armario? Estos consejos te ayudaran a convertirlo en un espacio amable, acogedor y con sitio para todo.

Este es el lugar de la casa destinado al descanso, al relax, y muchas cosas mas . El dormitorio es nuestro “espacio y templo” cuando llegamos a casa y necesitamos un espacio para nosotros mismos, para desconectarte de las prisas y del trabajo. ¿Pero qué pasa cuándo la habitación se comparte?

dormitorio para dos

Y por muy bien que te lleves bien con tu pareja, no hay razón por la que se hayan de tener los mismos gustos, necesidades o incluso coincidir en estilos decorativos. Para que el dormitorio se adapte como un guante a las personas que lo comparten a diario es importante llegar a un consenso y que el cuarto reúna, en mayor o menor medida, lo que a ambos miembros de la pareja les guste.

Colores tranquilos en un dormitorio para dos

dormitorio para dos

Uno prefiere los tonos cálidos, otro se decanta por los fríos… En un dormitorio para ds hay que ponerse de acuerdo. Pero siempre es recomendable optar por una paleta de colores tranquilos. Nada de rojos o de amarillos intensos ni de verdes o azules chillones, los colores neutros son los que aportan mayor calma y serenidad. Y las tonalidades han de ser suaves: empolvadas, pastel, soft…

El colchón: ¡es muy fácil acertar!

No es tan complicado como parece elegir un colchón que se adapte a dos personas y que resulte cómodo para ambos. Eso sí, a la hora de optar por uno u otro hay que tener en cuenta la diferencia de pesos o el tipo de sueño (ligero y movido o tranquilo) de cada uno. Es fundamental que el colchón sea capaz de amortiguar los movimientos y haya suficiente “independencia de lechos”. Esto tiene mucho que ver con el material con que esté fabricado. También con la firmeza. En este caso, lo adecuado es un colchón con firmeza media-alta y de una altura de 23-25 cm como mínimo. 

Los materiales más adecuados

dormitorio para dos

La viscoelástica favorece la adaptabilidad entre pesos y además una parte del colchón no absorbe los movimientos del otro lado. Los colchones de muelles ensacados están formados, como su nombre indica, por muelles que van en bolsitas independientes. Esto también hace que haya independencia y que no se transmita el movimiento. Lo ideal es un colchón que combine ambos materiales. También los de látex son una excelente elección, ya que se adaptan estupendamente a la forma del cuerpo de cada uno sin hundirse.

Por último, también está la posibilidad de poner dos colchones juntos que permiten dormir por separado, si así se quiere, y con las características que a cada cual le venga mejor. Los colchone gemelos se pueden unir gracias a una cremallera central que los convierte en uno solo: solución perfecta en un dormitorio para dos.

Un armario bien “repartido”

dormitorio para dos

Es fundamental contar con un mueble con la suficiente cabida. En dormitorios para dos el armario ropero se tiene que distribuir con más o menos equilibrio. Ordena el interior con lógica para que te quepa más ropa o zapatos: usa organizadores interiores en los cajones, perchas dobles y zapateros, en lugar de meter cajas, que ocupan el doble. Si doblas las camisetas y jerséis en vertical tendrás sitio para muchas más piezas, y también si utilizas el interior de las puertas para colgar de ellas pañuelos, bufandas, cinturones, corbatas… prendas que no abultan y que así están a mano.

Mantén el espacio despejado en un dormitorio para dos

dormitorio para dos

Todo aquello que puedas poner en otros muebles, por ejemplo en las mesillas, ahorrará espacio en el armario. Destina a estos muebles más pequeños objetos menudos y cosas personales que necesites a diario: gafas, los relojes, los monederos, etc.

Ten en cuenta que en un dormitorio para dos debe reinar una buena organización  para que no sea un caos que dificulte el descanso. Si dejas los pantalones encima de las sillas o el calzado tirado en medio de la habitación, el desorden se multiplicará también por dos. Procura no tener cosas por medio y dispón la ropa en perchas cuando te desvistas. La habitación ha de estar lo más desahogada posible para así crear una atmósfera de paz y calma.

Sigue estos consejos y tu dormitorio para dos será un espacio compartido tan agradable que no querrás salir de él ni solo ni acompañado…